Reservas directas

La historia de La Tata

Cómo una historia de amor se convierte en una historia de éxito empresarial.

La historia de La Tata

Una historia de amor que se convirtió en un éxito del turismo en el eje cafetero.

 
Lo que comenzó como una finca cafetera  de cinco cuadras con una pequeña casa vieja y caída,  años después se convirtió en la exitosa empresa del sector turístico llamada Grupo La Tata Hoteles Rurales, gracias a la visión y el emprendimiento de su fundador Octavio Aristizábal.

 

Hacia el año 1991 don Octavio adquiere una pequeña finca para construir su casa donde esperaba acoger a su familia y pasar los mejores momentos de su vida, tardó 8 meses acondicionándola para que fuera habitable para él y su familia, convenció a su esposa de venir a vivir al Quindío y como muestra de su gran amor la sorprendió poniéndole a la finca y en la piscina el nombre por el que se ha conocido cariñosamente a doña Beatriz (LA TATA) su esposa.
 
Desde el año 1991 pertenece a la familia y se realizaron todo tipo de celebraciones familiares como bautizos, primeras comuniones, celebraciones de fin de año, etc.
Con la construcción del Parque del Café en el año 1995 y su posterior éxito, con el pasar de los años la zona también empezó a observar grandes cambios gracias al turismo que se hacía notable en la región gracias al auge del parque, tanto así que las personas que lo visitaban llegaban a la finca en busca de hospedaje donde pasar la noche, fue ahí donde surgió  la idea de acondicionar la finca como un hotel campestre que reuniera lo mejor de la cultura tradicional cafetera y la mejor atención al público, fue entonces que en el 2003 Finca La Tata abre sus puertas al público y  se convierte en Finca Hotel La Tata.
El hotel que empezó con pocas habitaciones aún continúa expandiéndose y alojando personas de todo el mundo, tanto así que ahora son veinte empleados fijos, un recorrido experiencial por el Maravilloso Mundo De La Finca Cafetera, certificados de excelencia TripAdvisor, certificados de sostenibilidad ambiental y tres hermosos hoteles que ofrecen distintas alternativas de hospedaje en turismo rural, La Coqueta para familias que desean hospedarse en una finca típica cafetera que además es amigable con las mascotas, La Tata Campestre para familias y grandes grupos en un ambiente natural y cálido que al día de hoy ya cuenta con 36 hermosas habitaciones, La Tata Premium una opción para parejas y personas que quieren relajarse y tener un poco de privacidad que planea convertirse en hotel resort para el año 2020.
Los hoteles rurales albergan gran cantidad de especies vivientes como árboles kiris, nogales, guayacanes, acacias, palmas, entre otras. También se encuentran iguanas, guatines, barranqueros, loros y tórtolas.
Grupo La Tata Hoteles Rurales espera acoger a muchas más personas del mundo que quieran tener la mejor experiencia de su vida visitando el Quindío y alojándose en sus instalaciones, con personal siempre dispuesto a brindar el mejor servicio y atención.
 

Comentarios